Monday, July 02, 2007

León, el mendigo de Alcalá

Estaba releyendo Viaje a la Alcarria en busca de citas para mi modesto homenaje a Cela (próximamente en el Círculo Solana, no os lo perdáis), cuando me encontré con este pasaje que me recordó mucho a una escena que ya os conté:
Por el andén pasa un mendigo barbudo recogiendo colillas. Se llama León y lleva unas alpargatas de color azul celeste. Un hombre le dice: "Ven León, que te tengo mucho cariño. ¿Quieres un pitillo?" Cuando León se le acerca, le da una bofetada que suena como un trallazo. Todos se ríen mientras León, que no ha dicho ni una palabra y que lleva los ojos llenos de lágrimas, como un niño, se marcha silencioso, mirando para el suelo, agachándose de trecho en trecho para recoger una colilla. Desde el final del andén, León vuele la cabeza. En sus ojos no hay ni cariño ni odio; parecen los ojos de un ciervo disecado, de un buey viejo y sin ilusión. Va sangrando por la nariz.
Después de estas cosas no sé qué decir. Lo mejor de todo, quizá, será el silencio (aunque apetecería coger al gracioso y darle una buena hostia, ¿a que sí?).

El Cela más desconocido: el de la mirada humana, compasiva, tierna, dolorida, sentimental...

7 comments:

Mabalot said...

La verdad es que casi siempre consigues varias cosas con tus post; conmueven tus palabras, o la cita que eliges, cuando es de esas, y también haces sonreír, o reír. Lo de la buena hostia me ha hecho gracia. A veces es la mejor medicina, ¿no?

Con el Viaje a la Alcarria lo has hecho tu y lo pensaba hacer yo, porque ya dije, repito, soy un fan de este libro hasta decir basta. Me parece acertadísimo que le hagas un homenaje en el café Pombo. Lo he leído media docena de veces. Recordaba la cita; cómo se puede escribir tan bien con tan poco. Joder, qué bueno el tío en este libro...

conde-duque said...

Buenas, Mabalot. Espero que tú también le hagas un homenaje en el Círculo. Yo quería abarcar más obras, no sólo este libro, porque mi teoría es que, a pesar de los experimentalismos vanguardistas de después, Cela nunca perdió esa mirada solanista. Cuando alguien tiene algo tan hondo, es imposible perderlo, ni aunque se esfuerce.

Lara said...

Yo quedé muda cuando era muy chica con Pabellón de reposo...

Portorosa said...

Magnífico. Y sí, dan ganas.

Creo que el Cela menos desconocido es... el escritor. En serio, es asombroso cuánta gente lo juzga por otras facetas suyas.

Un abrazo. Qué maravilla de cita.

estefanía gonzález said...

Es como cuando te dicen "Capote era un hijo de puta".
Y yo digo, "no no no no. Lo conozco por dentro, ¿sabes?, un poquitín, y no no no no. Al menos así de sencillo no."

conde-duque said...

Joder, EStefanía, la primera vez había leído Capone (Al Capone), y no entendía qué querías decir. Ahora ya lo pillo.
He visto las dos pelis recientes sobre "A sangre fría". En la segunda se ve mucho mejor eso que dices: una loca extravagante y pedante pero con buen corazón... a veces. Tendrían que haberlo llamado "El Show de Truman".

memento said...

¡Dios mío, qué mirada tan triste!