Tuesday, September 16, 2008

News & links

-David Foster Wallace se suicida: cuando un escritor se quita la vida, toma el camino incierto de la mitificación. Incierto porque, aunque favorezca la reproducción de sus obras, éstas se verán siempre acechadas por razones extraliterarias. Por supuesto, ni se me ocurre pensar que el pobre hombre lo hiciera con esa intención, sino que fue una maldita enfermedad mental la que le obligó a matarse (seguramente un trastorno bipolar, como el de Fernando VI que veíamos el último día). A la enorme dificultad "posmoderna" de sus libros, que lo habían convertido ya en escritor de culto, ahora se unirá -desgraciadamente- el mito de la locura creativa, esa morbosa identificación entre genialidad artística y psicopatología. Doble penitencia para sus libros... Paseando por la Red veo que el que más y el que menos quiere dejar constancia de su duelo, de su valoración urgente o de su estar simplemente al día (relamiéndose en lo más escabroso). Los obituarios de los periódicos insisten estúpidamente en la supuesta gran hazaña de su vida: "¡Escribió un libro de más de 1.000 páginas con más de 200 notas al pie!" exclaman asombrados, con la boca abierta. Yo siempre pensé que su gran tocho La broma infinita era sobre todo eso: una infinita broma -para mi gusto pesada, aburrida, verborreica, pedante- especialmente dedicada a sus lectores más esforzados y mitificadores. Todo apunta a que ha ganado la partida. (NB: excelente este artículo de Juan Francisco Ferré).
-Ortega el Rigoroso: leo en el ABCD una conferencia inédita de Ortega y Gasset, publicada ahora en el último tomo de sus obras completas. Nada nuevo; nada que no dijera en sus otros libros, artículos o conferencias. Siempre que veo una foto de Ortega pienso que tenía pinta de pillo y me lo imagino persiguiendo a las condesas en los cócteles, tratando de tocarles el culo. Para unos Ortega es un filósofo de poca monta, un ensayista de estilo literario muy brillante pero superficial, muchos fuegos artificiales pero poca chicha; para otros es el gran pensador español de todos los tiempos. Yo me pondría, como los cobardes aristotélicos, en el término medio: es cierto que a veces cae en excesos retóricos (demasiadas metáforas, adjetivos rimbombantes, estilo sobrecargado, influencia ramoniana), pero no creo que sea mera palabrería: en sus libros hay suficiente profundidad e inteligencia para que merezca la pena leerlos.
Otra manía (mía) de lector quisquilloso: igual que no soporto las jotas de JRJ, no puedo ver los "rigorosos" de Ortega; el tío se aprendió la palabrita, quiso dárselas de rigoroso en el uso del idioma (la raíz latina) y se empeñó en endosarnos el puto "rigoroso" de los cojones en cada párrafo.
-Un viaje por Canadá: una gozada seguir las andanzas de Arcadi Espada en su diario.
-"Los otros" de Benítez Ariza: cuestión de homonimia.
-Un paseo por las Ons: en el Burato do Inferno, con Jabois de cicerone.
-Caxigalíneas: los aforismos de Diarios de Rayuela.
-Una duda: ¿por qué en el blog de Victor Gómez Pin pone ahora que se llama "Demetrio Pin"? ¿Se ha cambiado el nombre a estas alturas? ¿Era su nombre verdadero? Parece de coña el asunto, pero seguro que tiene su razón de ser (esto no parece verosímil). Por cierto, que don Demetrio utilizó una de mis fotos de Berlín (estatua de Von Humboldt en la universidad) para ilustrar uno de sus posts.
PD: Este fin de semana me voy a Málaga. Es mi primera vez. Se admiten recomendaciones: lugares, museos, librerías, parques, bares, restaurantes... Gracias.

14 comments:

abenyusuf said...

Hola,

Víctor Gómez Pin ha creado Demetrio Pin juntando el nombre de su padre y el apellido de su madre.

Gracias, y de nada.

M. said...

Hombre, de Málaga es José Antonio Montano (www.joseantoniomontano.blogspot.com), al que yo iría a saludar e invitar a una cerveza porque es un tipo al que admiro mucho. Pero estos días no está allí, sino en Marruecos, creo. Tampoco vive Picasso, así que así en plan tòtem puedes saludar a Fernando Sanz. Un abrazo!

conde-duque said...

Gracias, Yusuf, me has quitado un dilema de encima...

Jajaja, M., tótem total, casi como nuestro idolatrado Zinedine, no te jode.
Por cierto, hablando de genios del deporte, te recomiendo "vivamente" este artículo del mencionado David F. Wallace sobre Federer:
http://www.nytimes.com/2006/08/20/sports/playmagazine/20federer.html?_r=1&pagewanted=all&oref=slogin

Montano escribe muy bien y tiene mucha gracia, pero le gusta tanto Javier Marías que no creo que congeniáramos.
Qué envidia tu excursión por las Ons. Yo creo que el proyectado homenaje a Cunqueiro tendríamos que hacerlo allí, nada de mondoñedos obispales. Y de noche, todo pedos, ir con linternas a saludar a las ánimas del Burato (en mi post bautismal mencionaba este sitio).
Un abrazo.

M. said...

Sí, señor. Vengo de las profundidades del blog, Conde. Qué foto tan espléndida, por cierto. Gracias por el artículo de Federer. En algunos blogs dan referencias buenísimas. Le doy al traductor de Google (porque me da la opción) pero nada. El texto lo pasé pero queda una mierda. Mañana me apunto a clases de inglés, proclamo. Buena idea esa del homenaje en Ons, ojo, pero yo soy excepcionalmente miedoso. Aperta, querido mío.

PD: Lo de recomiendo "vivamente" te ha quedado glorioso. ¿No habrá forma diferente de recomendar?

Xavie said...

Hola Conde,
Yo creo que Foster Wallace es mejor en la crónica periodística. Por ejemplo, su crónica de una feria del porno en Las Vegas que aparece en Hablemos de langostas es cojonuda. :-D

Una pena lo del suicidio y tal. Y, bueno, un gusto volver a leerte. A ver si nos vemos pronto.

Un abrazo,
X.

Lula Fortune said...

Er Pimpi, sin duda. Montaítos de bacalao, jamón der mejó y cervesita o masanilla jitana.
Barriles con firma de famosos (muy a lo Ava Gardner y Dominguín) pero con animación y ambientillo.
Qué lo pases bien!

conde-duque said...

Hola, Xavie, bienvenido de nuevo tras tus vacaciones sureñas. Yo también creo que lo mejor de Foster Wallace son sus artículos (el de Federer es antológico).
Es lo que mismo que me pasa con muchos escritores contemporáneos de los que son considerados mejores (ya lo hemos hablado Mabalot y yo muchas veces). Tienen un dominio del lenguaje y de la escritura indiscutible, y da gusto leerlos cuando tratan sobre un tema concreto, sobre algo que ha pasado, sobre un lugar, sobre un libro, un personaje... Pero cuando montan sus ficciones, sus grandes novelas, me aburren soberanamente.

Apuntado queda, Lula. Gracias.

Diarios de Rayuela said...

Viaja usted más que los baúles de la Piquer. Serán cosas del pedigrí aristocrático. Buen viaje, querido Conde, y gracias por incluirme entre tanto ilustre bitacorero. Un abrazo.

elchicoquequeriaserbreteastonellis said...

No te puedo ayudar en lo de Málaga, pero completamente de acuerdo con Ortega y la necesaria búsqueda de un término medio. Lo que no puede ser es que en cinco años de carrera, a este filósofo -al menos en la Autónoma de Madrid- ni se le estudie. Es vergonzoso. Puede que no sea el mayor pensador español de la historia, pero desde luego lo es del siglo XX y las cosas que dice son de una actualidad pasmosa. No hay por qué decir "sí y amén" a todo, pero desde luego ayudaría a muchos alumnos encontrarse con un pensamiento tan vivo y a la vez tan profundo como el suyo.

Un abrazo!

G.

Riforfo Rex said...

También hay una cierta pedantez en el que se desmarca de todos los demás, acusándolos en cierta manera de pedantes (como aquel que se jacta de no haber leído a Joyce y se lo atribuye como un mérito)
Tiene razón en el hecho de reirse de los que califican la magnitud de la obra del autor por el número de páginas y notas (a ese respecto ¿no es Cesar Vidal el autor más grande de España en franca lucha con Jordi Sierra y Fabra?). A mí en conjunto me parece que el difunto Wallace es merecedor de, al menos, un acercamiento.

conde-duque said...

Diarios, pero si he sido de los tres o cuatro gatos que se ha quedado todo el verano pasado currando aquí en los Madriles...

Guille, pues en la Complutense sí vimos bastante a Ortega. Hay por allí mucho orteguiano...

Riforfo, según el DRAE, pedante significa: "Dicho de una persona: Engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad".
Yo no creo aplicar el término en un sentido tan amplio que todos los escritores quepan en la definición. La clave está en lo de "inoportuno y vano alarde". El engreimiento es un rasgo más extraliterario, creo yo.
Para mí no todos los escritores son pedantes. Los que más me gustan no me lo parecen. También me gustan algunos que quizás sí lo son. Todo es cuestión de naturalidad; de tener medida y no caer en excesos. La erudición no es mala por sí misma. Tiene su lugar y su momento, creo yo.

hombredebarro said...

Málaga, ciertos lugares de interés:

C/ Echegaray, a pesar de los andamios en el viejo cine :
cincoechegaray: libros y música. Se pasa por delante y casi no se ve.
Y a 20 metros Pitta, las mejores pittas del mundo occidental, sin lugar a dudas, y las cremas.

El pimpi está bien, pero mucho mejor el Pimpi Florida en el palo: sólo abre por las noches y hay que hacer la cola para entrar: vino, carabineros a ritmo de copla, muy bueno.

En la plaza de la Merced Cortijo de Pepe, y dejate de bares de tapas de diseño.

Algo moderno: Clandestino, con la cocina abierta hasta las y pico.

Salud y de nada.

En cuanto al Foster, la cagó.

conde-duque said...

Gracias, Hombredebarro. Apuntado queda.

Anonymous said...

I should notify my friend about it.