Friday, March 14, 2008

Diccionario del Diablo (A-D)

Aburrido. Dícese del que habla cuando uno quiere que escuche.
Admiración. Reconocimiento cortés de la semejanza entre otro y uno mismo.
Año. Período de trescientos sesenta y cinco desengaños.
Autoestima. Evaluación errónea.
Belladona. En italiano, hermosa mujer; en inglés, veneno mortal. Notable ejemplo de la identidad esencial de ambos idiomas.
Cañón. Instrumento usado en la rectificación de las fronteras.
Cínico. Miserable cuya defectuosa vista le hace ver las cosas como son y no como debieran ser.
Cobarde. Dícese del que en una emergencia peligrosa piensa con las piernas.
Confidente. Aquel a quien A confía los secretos de B, que le fueron confiados por C.
Congratulaciones. Cortesía de la envidia.
Convencido. Equivocado a voz en cuello.
Conversación. Feria donde se exhibe la mercancía mental menuda, y donde cada exhibidor está demasiado preocupado en arreglar sus artículos como para observar los del vecino.
Dentista. Prestidigitador que nos pone una clase de metal en la boca y nos saca otra clase de metal del bolsillo.
Disimular. Poner camisa limpia al carácter.
Discusión. Método de confirmar a los demás en sus errores.
(Ambrose Bierce, 1842-1914?)

9 comments:

rubén said...

Egoísta: Aquel que piensa más en sí mismo que en mí.

Tremendo. Creo que en principio se iba a llamar diccionario del cínico.

Divina Nena said...

muy bueno, me gustan sus cositas Sr.Conde

Ditaur said...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.

Mabalot said...

Qué cositas pone usted, Conde. Ya le había echado algún vistazo al diccionario y es la leche.

princesa del vértigo said...

"Anormal: no conforme a lo habitual.En cuestiones de pensamiento o conducta, ser independiente es ser anormal,ser anormal implica ser detestado. Por consiguiente, el lexicógrafo aconseja un esfuerzo en pos de un más estrecho parecido con el Hombre Promedio del que se tiene consigo mismo. Quien se atenga a esto tendrá paz, buenas perspectivas al morir y sólidas expectativas de llegar al infierno".
Acabo de descubrir que soy infinitamente anormal, por lo tanto independiente, lo que me lleva a ser "absoluta", como absoluta y totalitaria es mi monarquía, aunque en esto no entro en la definición de este cuasi certero diccionario (véase absoluto). Como princesa absoluta hago lo que quiero amenacen lo que amenacen los asesinos, para ellos aplico la ley de mi látigo. He dicho.

Un beso (de esos que no conoce el lexicógrafo)

princesa del vértigo said...

Te mandé un mail para hacerte una consulta

conde-duque said...

Buenas a todos.

Rubén, "Diccionario del cínico" sería mucho mejor como título. Lo del "diablo" despista y no se corresponde con la realidad...

Jajaja, Divina Nena, eso de las cositas suena... no sé... A lo mejor son cosazas y todo.

Sí, mis cositas, doctor Mabalotti.

Buenas, princesa del vértigo. Yo, en general, soy muy normalillo -corriente y moliente- en el aspecto social. Después, para mí mismo, con las cositas de mi cabeza (Nena dixit), tiro más hacia la locura, comerme el tarro y esas cosas, como podéis ver a menudo por aquí.

Besos y abrazos.

Anonymous said...

:-D, en ocasiones cositas en otras "cosazas" depende del ojo con que se mire y de otros factores. Le seguiré leyendo como nena aplicada ;-D
divina nena

Phyliss said...

Well said.