Tuesday, October 14, 2008

Robert Walser en el parque

“Con frecuencia me paso los mediodías sentado en un banco, ocioso. Los árboles del parque están totalmente descoloridos. Sus hojas cuelgan artificiosamente, como si fueran de plomo. A ratos todo parece aquí de hierro endeble y hojalata. Luego cae otro aguacero y lo empapa todo. Se abren los paraguas, los coches ruedan sobre el asfalto, la gente se apresura, las muchachas alzan el borde de sus faldas. […] Y luego están los jardines, tan silenciosos y perdidos tras las elegantes verjas, como esos rincones secretos que hay en los parques ingleses. Muy cerca de ellos truena y resuena el tráfago del comercio, como si nunca en la vida hubieran existido los paisajes o los ensueños. Los trenes retumban sobre los puentes, que tiemblan a su paso. Por la noche refulgen los escaparates, ricos y elegantes como en los cuentos de hadas, y ríos y oleadas serpenteantes de seres humanos se agitan ante las tentaciones de la riqueza industrial allí expuesta”.
(Robert Walser, Jakov von Gunten)

3 comments:

Portorosa said...

¡Bah! Eso lo escribe cualquiera...

TOMÁS said...

Walser es un prodigio y ese libro una genialidad. Saludos.
http://tropicodelamancha.blogspot.com

Mabalot said...

ESCRIBIR ASÍ ME PARECE llegar a lo más alto de la montaña. Que al leerlo pensemos eso que dice Porto. O mejor, que al leerlo no pensemos nunca en cómo está de bien o mal escrito.