Thursday, July 16, 2009

La cocina creativa

Ferrán Adrià es el rey de la deconstrucción, la esferificación, las espumas y el nitrógeno líquido. Por su forma de hablar (entre la aceleración resbalosa y el tartamudeo), por los gestos de su cara y el pestañeo enloquecido de sus ojos, tiene toda la pinta de que se mete por la nariz más que el aire que respira. Dicen que es un artista. La cocina creativa. La cocina cocainómana.
Aquí tenéis algunas de sus obras: nube tibia esférica de dashi con senderuelas al shiso morado, sésamo y yuzu, aire helado de parmesano con muesli, nueces guisadas con capullos de margarita y espuma-aire de mantequilla avellana al perfume de menta, ostras con crema sin crema de ostras y trufas aéreas de yogur y flor de saúco, cigala unilateral con aire de té matcha, desierto de zanahoria-LYO, mollejas de conejo con alquequenjes eléctricos y aire de regaliz, gelatina de agua de anchoa con pepino en flor, alcaparras y telaraña de azúcar, falsa mozzarella con gelatina de agua de anchoa y trufa negra, espuma-nitro de maíz con gelatina de jugo de trufa negra y aire de foie-gras de pato, macarrones 'al hierro' con flor de saúco, morillas en rostit y mangostán, piruleta efervescente, ñoquis esféricos de patata con consomé de piel de patata asada, espárragos verdes silvestres con yogur, trufa negra y puré de piel de mandarina, almendras en abril con melón a la haba tonka, canelón de piel de leche con gelatina de agua de maíz, toffee y mantequilla, falso arroz al curry con pepinos en flor y kumquats, con cuchara aromatizada a la albahaca, risotto al aceite de pipas de calabaza, con mandarina y gelatina caliente de suero de yogur, curry de tripas de bacalao con macarrones de harina de arroz al coco, cigalas en sashimi tibio con aire de lima y cucharas con su esencia, rocas efervescentes de lima, nieve de pepino, etc, etc, etc.

10 comments:

Camilo Jiménez said...

Mucho aire, mucha crema sin crema, mucho perfume... a mí la vaina al comienzo, hace seis o siete años, me llamó mucho la atención, pero no sé, después como que vi más impostura que cena, más pose que sustancia. Los bandidos de Muchachada Nui hicieron una caracterización de Adriá bastante divertida. Me permito acá compartir el vínculo:
http://www.youtube.com/watch?v=KQPG7rgFK6w

Saludos.

MLL said...

La Virgen!!!

mariona said...

!!!!!!!!!!!!!! (leídas las joyas por ti mejor)

José Miguel Ridao said...

Sólo para inventarse esos nombres ya tiene que meterse un saco colombiano al día, aunque en honor a la verdad, he de decir que detrás de esos nombres hay comida buena, original pero también de calidad. Fui a su restaurante de Sevilla y mereció la pena, pienso que aunque sea una vez merece la pena probar.

Un saludo, encantado de pasar por aquí.

Mabalot said...

A mí lo que jode es que sea tan caro. Pero, la verdad, si esos menús de diez o doce de "estos platos" valiesen lo que un menú del día obrero (8 euros, por ejemplo) seguro que iría varias veces casi todas las semanas a cenar alguna vez.

Por desgracia nunca fui al Bulli, y no voy a discutir si eso es arte o qué, pero estoy seguro que tiene que ser una experiencia inolvidable. A mí no me gusta cierta tendencia a la pedantería (y al napoleonismo) en la que cae a veces este señor, pero supongo que alguna culpa tendrá el afán por hacer de esa propuesta un negocio, y uno bueno. Muy bueno. Y se merece que le vaya tan bien, para eso se lo ha currado tanto, con o sin coca.

Saludos.

PD: Alabar la cocina de Adriá no quita que uno sea un gran comedor de tortilla, jamón serrano o calamares a la romana. Otra cosa, y pasa mucho, es que un ignorante quiera venderte la moto poniéndote platos de vergüenza con la escusa de la "nueva cocina". Lo que sí hay es mucho gato por liebre.

conde-duque said...

Hola a todos.
Desde luego, si alguien me invita a El Bulli, estoy dispuesto a probar la nube tibia esférica, la cigala unilateral, los alquequenjes eléctricos o lo que se tercie. (Eso sí, si nos quedamos con hambre yo invito a unas bravas de postcena.)
Pero hacer varios años de cola de espera y dejarme el sueldo en un desierto de zanahoria..., pues como que no.
Un saludo, amigos.

Mabalot said...

¡Coño! Me leo ahora. Excusa, quería decir... No escusa.

Hombre, nunca se sabe, a lo mejor tienes suerte y te invitan alguna vez. Y si no comes siempre podrás beber buen vino, que eso sí que es igual, y el buen vino sigue siendo bueno en todas partes. Si pagas, claro.

conde-duque said...

Por cierto, estaba buscando (para poneros el enlace) en YouTube un reportaje sobre El Bulli que vi en la tele no hace mucho tiempo (creo que estaba dirigido por el propio hermano de Ferrán Adrià), pero no está colgado, o no lo encuentro.
Era interesante.

Miguel Baquero said...

¡¡Mucho rollo es lo que hay!! De todas maners, es lo de casi siempre: es bueno porque es caro. Si El Bulli fuese un bar de carretera con menus a 8 euros y de primero nos pusieran "falso arroz al curry con pepinos en flor y kumquats", diríamos que nos han estafado. Como vale 50 euros, decimos que está muy rico, que para algo hay que amortizar lo pagado

conde-duque said...

Sí, mucho rollo y palabrismo.
Pues yo por aquí ya no encuentro menús obreros a 8 euros. ¡Ya no bajan de 10!
Qué suerte tenéis, cabrones...