Thursday, May 10, 2007

Los títulos de Laiglesia

De los paseos por la Feria del Libro Antiguo de Recoletos siempre saca uno algo interesante. Es fácil que vuelvas a casa con las manos vacías (porque no te haya convencido ningún libro o porque los que te gusten se escapen del presupuesto), pero sin duda te llevarás puesta alguna idea en la cabeza. En esta edición primaveral me he comprado -por ahora- tres librillos (una novela de Felipe Trigo, el París de Azorín y las obras completas de Poe traducidas al francés por Baudelaire), pero he descubierto otras muchas cosas que ya iré curioseando con el tiempo.
Por ejemplo, todavía no he leído nada de Álvaro de Laiglesia, humorista donostiarra del grupo de La Codorniz, pero sólo con hojear sus libros ya me ha picado la curiosidad; sospecho que tiene un aire a Wenceslao Fernández Flórez, y me suelen gustar esas maneras literarias ligeras y evanescentes, carentes de solemnidad y/o pretensiones pero llenas de gracia y buena vida. Fijaos qué títulos: El caso de la mujer asesinadita, Qué bien huelen las señoras, Con amor y sin vergüenza, Un náufrago en la sopa, Cuatro patas para un sueño, Requiem por una furcia, Sólo se mueren los tontos, Los que se fueron a la porra, Dios le ampare, imbécil, Yo soy fulana de Tal, El sobrino de dios, El "sexy" mandamiento, En el cielo no hay almejas, Más allá de tus narices, Fulanita y sus menganos, Medio muerto nada más, Mejorando lo presente, Mundo, demonio y pescado, Parodias con todo respeto, Racionales, pero animales, Se prohíbe llorar, Tachado por la censura, Todos los ombligos son redondos, Una larga y cálida meada...
Ya os contaré cuando lea alguna. En principio, parece una buena lectura de verano: en la playa o junto a la piscina, sentado a la sombra como un señor y con una jarra helada de cerveza en la mano.

4 comments:

Mabalot said...

Me cuenta un amigo que vive en tu pueblo que otra cosa no habrá en Recoletos, pero Álvaro de Laiglesia, hay a porrones.

Se ve mucho en las librerías y ferias de viejo. Sí, yo también me quedé con sus títulos, pero la verdad, ni lo leí, ni pensaba acercarme mucho, más que nada porque ser gracioso a la fuerza a veces produce algo de lástima y aburre. No sé si es el caso.

Más que a Wenceslao me recuerda a Jardiel Poncela. O eso me pareció.

Sí, "esas maneras literarias ligeras y evanescentes, carentes de solemnidad y/o pretensiones pero llenas de gracia y buena vida", es una definición perfecta de lo que sienta bien al cuerpo y al espíritu (el que lo tenga) en esto de la literatura. Que no todo va a ser mear dolor...

Un saludo.

conde-duque said...

Sí, supongo que ese temor al graciosillo a la fuerza es lo que me ha hecho no adquirir ninguno. Pero uno que cogí y empecé a hojear (lo malo es que no recuerdo cuál de ellos era, soy un poco desastre para estas cosas) me pareció interesante y de estilo Fernández Florez. En cualquier caso, todavía no me atrevo a emitir juicio. Ya veré en la biblioteca, cuando tenga tiempo.
Un saludo.

conde-duque said...

Ah, y por cierto: ¡¡¡VIVA EL GETAFE!!!

julionarrow said...

Pues sí, está muy bien. Jardiel es genial, lleno de ese witz del que hablan los germánicos y con un toque surrealista. Los de la Codorniz, sin excepción, eran grandes, facherío aparte, pero sus libros no sé si han envejecido muy bien, ni tampoco si algún literato envejece bien.A veces demasiado costumbrismo, o algo cursis, pero sí es una buena lectura. "El bosque animado" de Flórez está muy bien, sobre todo con la intro de Mainer para Austral.
Abrazos.
Lo de que vengas algún finde a ZGZ sigue ahí.
narrow