Friday, May 18, 2007

Sonata de estío

En verdad os digo, amigos, que ha llegado el verano.
Ya no proliferan canalillos, como en la pasada primavera. Ahora lo que se estila son las pechugas al aire, directamente, con toda su carnosidad rebosante, en todo su esplendor, y los muslos blancos y los brazos regordetes y las gafas de sol que borran los gestos y los océanos de polen y los estornudos que les siguen y los pantaloncillos embutidos, a punto de estallar, como una prima de Chorizón. Lo que se dice charcutería fina, cuarto y mitad de carne lechosa para la señora Pepys. La piel se pela en las narices de las guiris, que llevan un pañuelo en la cabeza y vienen de beber sangría y engullir paella y gritar en los toros "olé". ¿Quién aliña la ensalada en la hora de la siesta? No hay muerte más dulce.
Muchos señores, que parecen recién salidos del Pub de Alcohólicos Anónimos, se sientan en los bancos a beber latas de Mahou de medio litro. ¿Dónde se refugian durante el invierno? ¿Cómo se entretienen? ¿Qué se fizo de don Cid?
Las terrazas son el mayor paraíso que existe a este lado de Utopía. Las noches -por ahora- son plácidas, y la vida se nos muestra como una enorme jarra (helada) de cerveza para saciar la sed, con sus pinchitos a un lado. Aprovechad antes de que nos invada la asfixia.
Todavía no han abierto las piscinas. Entonces vendrán los cercos húmedos de bañador en los culos, las zapatillas sin calcetín (ay, esos tobillos delicados), el pavor de las axilas en los buses, la refrigeración antártica en los cines y en los vagones renovados del Metro, y el infierno al salir a la calle, esa maldita bofetada de fuego que nos consume lentamente, como una cerilla.
PD: Última hora importantísima: me entero por el Telediario que a De Juana le han operado de hemorroides. Me pregunto cómo podíamos vivir sin saber esto...

9 comments:

Xavi said...

otra vez los editores de los informativos demuestran su inteligencia... ellos son la auténtica axila en el bus de los informativos.

desconvencida said...

Me encantan las terrazas! :)

NáN said...

En la última (para mí bastante mala) novela de la Nothomb, Concentración creo que se llama, la personaje principal acierta cuando dice que los malos-malos no son los guardianes del campo, sino las masas que por diversas razones, incluso para criticarlo, encienden el televisor para ver el programa, lo sostienen y lo convierten en un éxito.

Los editores de informativos (ojo, que no soy del medio, no conozco a ninguno y no defiendo a ninguno) que no dieran esas noticias tendrían informativos que no serían vistos.

Somos nosotros. Alguien nos habla constantemente de ese imbécil (entre otras cosas peores, pero tampoco mucho peores que las que hacen los que nos hablan de él) de Chaos, dan a entender lo que no es y las masas creen y les siguen. Masivamente, que es como hacen las cosas las masas (¿os podéis creer que las dos mujeres de la limpieza de mi empresa, con vidas de aquí te espero de problemas causados por intereses socio-político-económicos van a votar para "acabar con el mayor escándalo del país", que es el que estáis pensando?).

Criticamos a todos los políticos en general, pero no nos introducimos en el juego para cambiarlo (nosotros).

¿Se podría cambiar?
¿Todo es porque tenemos malos profesores, malos informativos, malos jefes...? ¿O porque somos así y no aceptaríamos al que fuera menos malo?

¿No es porque siempre vamos a lo fácil?

¿Alguien nos engaña o somos una especie mediocre por definición?

¡pues sí que me he levantado bien!

Por cierto, me he quitado de la tele, todo lo más 15 minutos de Cámara café si coincide con la cena. Pero no sirve de nada porque estoy aquí hablando de lo mismo. Lo que quiere decir que he rodeado el cículo y xavi tiene razón: los editores de informativo son de lo peor (y creo realmente lo que acabo de decir).

conde-duque said...

Pues Nán, no sé qué decirte. Yo no lo veo así... Están los que planifican, idean y manipulan, y después los que se dejan manipular, claro, pero no creo que la culpa se pueda repartir al 50%.
De todas formas, si te das cuenta, lo que realmente me interesa son las terrazas, la cerveza y las pechugas. A De Juana lo relegué a una simple PD.
Creo que jamás podré entrar en política ni cambiar las cosas desde dentro, porque la política no me interesa nada, es un juego sucio en el que no pienso entrar. No es cobardía, sino cuestión de ética y de vida corta para disfrutar. Ya sé que esto puede sonar muy resignado o conservador o egoísta, pero no quiero hacer historia ni cambiar el mundo, sólo vivirla lo mejor posible y que no me obliguen a cambiar a mí. No pienso ir a votar ni fundar un nuevo partido (con la cofradía de solanistas ya tengo bastante grupo).
Pero, bueno, la verdad es que ahora tampoco estoy para reflexionar sobre estas cosas. Lo he dicho todo a vuelapluma.

nán said...

Ah, y a vuelapluma, por la mañanita mañanera, respondí a xavi, porque como un resorte respondo ya siempre a esa idea de "dios qué buen vasallo si hubiese buen señor".
mentira podrida, es lo que digo. Bastante sin pensar, también.

Dices algunas cosas que no me podrías decir (que fui antiguo "cambiador" de mundos) delante de unas cervezas y quedar "impune" sin recibir una aburrida y vehemente respuesta. Por suerte, ahora no tenemos cerveza. ¡viva la moda primaveral!

(y a la calle, que ya es hora: al menos para mí). Pasen un buen fin de semana.

Xavi said...

Nán, no soy de los que lloran por los rincones cagándome en mi perra suerte, y echándole la culpa al otro. Me gusta mirar a la cara y afrontar mi responsabilidad.
De ahí mi comentario hacia los editores. Ellos deciden que es noticia y que no lo es. Y la mayoría de las veces ese criterio está influido directamente por la masa. Solo dan carnaza para la masa estúpida.

Pero bueno, esto es lo que hay. Yo con apagar la tele ya me doy por satisfecho :D

Buen fin de semana para vosotros también.

nán said...

xavi, vi tu comentario y salté (y el final del post), pero no creas que contra ti ni nada parecido.
El lenguaje tiene una puñetera pero maravillosa ambigüedad y los que nos conocemos por los comentarios (sin recordar ese gesto del otro, que todo lo suaviza) corremos ese riesgo.
Que "cargue" contra una idea expuesta por alguien no incluye (en la carga) a ese alguien, a no ser que se trate de una idea esencial suya y entonces va en el paquete.

Por ejemplo, esto no es una petición de paz sino una declaración de que no ha habido guerra, y no es necesario ningún yo, ni mío ni vuestro, más allá de lo estrictamente necesario para escribir y para leer.

Y si se ha entendido de otra manera, la responsabilidad es mía. Así que, sin boina (acordaos que "Los rojos no llevaban sombrero", según rezaba el anuncio de una sombrerería creo que de Gran Via de Madrid en el 39 y el 40), tengo que doblar la apuesta: un fin de semana de puta madre para todos.

marcaliope said...

Has estado sencillamente GENIAL.

En cuanto a lo De Juana, es curioso como hace ir de culo a otros y es él quien se opera: cambalache.

Un abrazo.

Portorosa said...

Qué buen post, Conde.

Un abrazo.