Sunday, January 07, 2007

Algunas estampas pontevedresas







Fotos: verano 2006.

25 comments:

mabalot said...

Bonitas estampas; la última debe ser el principio de la realidad, aunque, al parecer, esa maravilla de amenazadoras chimeneas tanga los días contados...

M said...

Conde-Duque, bellas fotografías. En la primera, tomada en la Leña, no se ve el tejado del edificio que está detrás del Rúas. Es un edificio antiguo de tres plantas: su fachada da a la Verdura, y desde la planta de arriba, por la parte trasera, se ven los tejados de la Leña y la fachada de San Bartolomé. Pues ese verano en el que estabas haciendo las fotografías, hace unos pocos meses, estábamos mi mujer y yo negociando la compra de ese piso. Firmamos en agosto. La zona vieja de Pontevedra es una preciosidad, especialmente en invierno, bajo la lluvia. Una de las pocas cosas de las que estoy orgulloso es de vivir ahí. Me han gustado mucho las fotografías. Por cierto: Ence fóra da Ría xa. Un saludo.

conde-duque said...

Tengo más fotos, pero llega un momento en que Blogger dice basta y no sube más. En fin, ya iré poniéndolas.
Mabalot y Manuel, sirva este post de modesto homenaje a mis dos lectores de Pontevedra (y grandes escritores, además; pinchad sus nombres y lo comprobaréis).

conde-duque said...

Para los demás, quizá sirvan estas aclaraciones:
Foto 1: plaza de la Leña, con famoso cruceiro y preciosas casas. En el otro lado de la plaza está el Museo de Pontevedra (que nadie se lo pierda).
Foto 2: los gatos nos miran.
Foto 3: misteriosa estatua cerca del Museo (no conozco su historia, es como un mascarón de proa; tiene algo misterioso, esotérico).
Foto 4: la iglesia de la Peregrina vista desde un soportal (para mí lo más característico de Pontevedra son las fuentes y los soportales). Por ahí está el monasterio de San Francisco, la plaza de la Herrería, la casa de flores del Carabela, etc).
Foto 5: No es Egipto, sino Pontevedra: la Casa de los Fonseca (lugar de reuniones masónicas y escenario de una de mis novelas "imaginadas"). Ahora es el Archivo Histórico Provincial.
Foto 5: Castelao liendo flores.
Foto 6: Me encanta esta foto (los colores...). La ría en su lugar de encuentro con el río Lérez, el puente de la autopista, la mariscadora agachada, y al fondo las chimeneas de la fábrica de celulosa (que, si no tenemos en cuenta los puestos de trabajo que proporciona, es -con diferencia- el peor enemigo que tiene Pontevedra... ¡Odio su olor!).

conde-duque said...

En fin, que os recomiendo a todos que vayáis a Pontevedra. Es imposible glosar sus maravillas: su casco viejo, la iglesia de Santa María la Mayor, las calles empedradas, las fuentes, las plazas (Leña, Herrería, Verdura, Teucro...), los cruceiros, los soportales, la librería Michelena, las cañas de crema de Solla (¡Dios, qué buenas!)...
Me niego resumirme en unos párrafos (prometo un post en condiciones); además, se agolpan en mi memoria millones de imágenes y recuerdos... Gran parte de mi vida (y de mi infancia) está allí.

mabalot said...

Con esos comentarios (notas a pie de foto)ganan mucho esas imágenes ya de por sí bonitas. Serías un gran cicerone de la ciudad...
Por cierto, por poco sacas a Manuel en la ventana de su casa, vaya zona preciosa para vivir... sobre todo ahora, estos últimos años, que la ciudad se desmelenó y se subió la falda un poco, enseñando pantorrilla y luciendo canalillo...
La promesa del post la cojo al vuelo y te la echaré en cara si se te olvida.
Un saludo y gracias por las fotos.

conde-duque said...

De nada. Mantendré la promesa, aunque ignoro los plazos.
Por cierto, estaría curioso que tú o Manuel nos ilustráseis un día con alguno de los personajes "peculiares" de Pontevedra, que los hay... Sin ir más lejos, ¿qué es de Draculín, al que -cuando éramos pequeños- veíamos pasear por el Casino de la Caeira con su capa, su tupé, su bastón y sus patillas?

mabalot said...

Y John Balan, y la loca de las flores, y el cabeza cerilla... y más que hay, como en todas partes, cada pueblo tiene su... idiocia, es decir, su idiosincrasia... Pues sí, estaría bien recordar estos personajes curiosos; es una idea. La última vez que fui a Pontevedra (vivo en Santiago) me encontré con John Balan, el vaquero que imitaba ruidos como los raperos esos de NY, pero mejor; que un trole frenando un trole frenando, que una bocina de autobús, lo que le echen. No necesitaba orquesta; a él le llegaba con una puerta, de ahí sacaba lo que no sacaba de la garganta. No le falta ni el sombrero de cowboy. Eso sí; nunca lo vi en caballo. Como mucho salió hace una docena de años con Draculín en la TVG montado en un sidecar y pidiendo sangría... Eso sí que son frikis, y no los otakus japoneses...

Anonymous said...

Mi mejor amiga de la carrera es de allí, así que he visitado la ciudad varias veces con ella, la última hace dos años... Realmente merece la pena, tus fotos me han recordado rincones de la ciudad :)

conde-duque said...

Mabalot, ¡Yo creía que John Balan ya se había muerto! Mi padre me lo señalaba por la calle, o en el trolebús que iba a Marín (creo recordar).

Anda, Desconvencida, así que tú también conoces la ciudad. Va a haber que hacer algo por allí...

Anonymous said...

Bellas fotos, sí señor. Todos somos gallegos, aunque hayamos nacido a cientos de km. Sobre todo en arte. No he estado en Pontevedra, pero sí en Santiago, que me parece una de las ciudades más bellas del mundo. Aprovecho para recomendar la lectura de Víctor Freixanes, "El triángulo inscrito en la circunferencia".
Salud, conde-duque

M said...

Balan está en el asilo, bastante tocado, pero lúcido. Hace unos pocos meses se le dedicó un homenaje. Y está nominado a los premios Ciudad de Pontevedra. Cuando el homenaje, una compañera mía lo entrevistó y yo escribí algo acerca de él. Lo rescataré. La semana pasada la TVG (¿o la TVE-G?) pasó un excelente documental sobre él de Manuel Yáñez y Ángel Peláez. Allí hablaban Quintero, Iñigo y otra gente que lo trató de cerca, incluido Rafael Pintos (Wladimir Dragosán). Ahí están las famosas imágenes de Balan en Estados Unidos, a donde lo llevó Peláez para que conociese de cerca el territorio de sus sueños. Un compañero y amigo del periódico tiene en su despacho una frase de Balan, a la altura de sí mismo: "Un hombre pobre y sin dinero es un bulto sospechoso". Wladimir es un poeta que no se pierde ningún acto cultural de la ciudad. Un hombre entrañable, atento y muy educado al que se le puede ver siempre paseando por las calles parándose con todo el mundo. Ya nadie corre delante de él. No ha abandonado la capa, ni la gomina ni el bastón, ni el aire gótico. Es un dandy.

PD: Impagable, Mabalot, aquella serie de la TVG. Impagable.

Anonymous said...

Ahhh... dan ganas de ir a presenciar todo en vivo y en directo.

Bellos paisajes.

Lindo inicio de semana.Saludos desde México.

R.

conde-duque said...

Gracias, Narrow, por la recomendación. De los escritores gallegos actuales, yo te recomendaría a Xose Carlos Caneiro ("Xogo de apócrifos", "Évora"...), los primeros libros de Suso de Toro (de relatos: "Polaroid", "Tic-tac") y algunos relatos de Mendez Ferrín. No soporto a Manuel Rivas, que me parece el ser más cursi del Reino (cuidado, que me parece bien que a los demás les guste, pero es que no puedo con él).
Seguro que Manuel y Mabalot nos pueden aconsejar mejor sobre literatura gallega actual. Yo me quedo en los antiguos...

conde-duque said...

Manuel, qué alegría que Balan esté vivo aún. Es uno de esos personajes que habitan la infancia (entre sueños). Esperaremos a leer el artículo en tu blog.
¡¡¡Wladimir Dragosan!!!, no me acordaba de su nombre. Un hombre muy educado. También se merece un artículo para el Diario, digo yo. Seguro que es experto en Baudelaire y el literatura gótica...

conde-duque said...

Gracias, R. Un saludo.

Magapola said...

Y yo sin conocerla... Tantos lugares... ¡Gracias por compartir tus fotos! Los gatos son mi debilidad

conde-duque said...

Bienvenida, Magapola. Espero que sigas viniendo por aquí...

Anonymous said...

Señor conde-duque creo que es hora de que abra una cuenta en flickr. Así no tendrá problemas para ubicar sus fotografías, y podrá compartirlas con todos nosotros.

Recuerdo de mi visita a Pontevedra el cartelón que lucía el ayuntamiento recordando que la ciudad ya tenía 80000 habitantes.

Por cierto, deduzco que ya está recuperado del "tranquazo". Enhorabuena.

mabalot said...

En temas literarios, conde-duque, está claro que estamos cortados por patrones semejantes; yo, de literatura gallega, me quedo, primero de todo, con los antiguos como dices, aunque esos son tan poco antiguos como Anxel Fole, Rafael Dieste, y todos esos libros de estos dos de relatos de terror en Galaxia que eran y son una gozada; Dos arquivos do trasno, A lus do cándil, maravillas.
La literatura gallega empezó ayer, sino nos remontamos a Alfonso X el sabio.
Más acá yo no soporto a Rivas tampoco; sí, cursi, demasiado buenazo y correcto, es el tipo perfecto, no me interesa su literatura aunque me la hicieron tragar en el instituto. Sí, prefiero al primer Suso de Toro; le perdí la pista novelística hace tiempo.Me lo encuentro mucho por la calle, siempre anda con prisa, es lo que tiene tener tanto éxito. Aunque Tic-Tac se me cae de las manos ahora, al nene de quince años que era hasta le gustó. A Casares lo seguía en el periódico, el primer blog en papel; era un blog, se llamaba Á Marxe.
Caneiro me gusta; es muy bueno. Es de lo más "serio" que hay por aquí.

mabalot said...

Ah, bueno, y se me olvidaba nombrar a los fundamentales; Álvaro Cunqueiro y Vicente Risco, ambos grandes, muy grandes, de lo mejor. El primero es más conocido, su obra al menos. De Vicente Risco, que lo estudiamos aquí un poco con la mano en la nariz (por su posterior aceptación del régimen...) hasta que un día lo leemos, sobre todo en castellano, y encontramos a un sabio rarísimo y exquisito, un perro verde que escribió y sabía de todo, un grandísimo escritor; la prueba del algodón; cójase el llamado "Libro de las horas"; una gozada de buen gusto.

M said...

No os perdais a estos dos. Son grandes escritores: Xosé Vázquez Pintor y Luís Rei. A mi sin embargo me gustaron mucho los relatos de Rivas de Que me queres amor y su novela O lapis do carpinteiro. A De Toro nunca le tuve en nómina. De Casares, Conde-Duque, no te pierdas su primer libro de relatos: Vento ferido. Y de Blanco Amor, A Esmorga.

conde-duque said...

Qué bien, cuánta recomendación literaria. Nos vamos a jartar de leer...
Los "antiguos" los tengo casi todos (Cunqueiro, Risco, Dieste...), pero los nuevos habrá que buscarlos para echarles un vistazo.
Muchas gracias.

Anonymous said...

Yo también visito esa ciudad todos los veranos...Creo que es una ciudad preciosa, que ha ganado muchísimo en la última década. Además, ahì está Michelena, mi librería preferida de España. Todos los veranos hago acopio de mas de veinte libros allí

Portorosa said...

Es que, Conde, yo aquí no te leía...
También yo conozco Pontevedra, y se puede decir que medio-viví en ella. Me parece una maravilla.

Abrazos.