Tuesday, May 20, 2008

Preparativos de Nueva York

He tardado en leérmelo lo que en beberme tres cañas. Me refiero a Esto es Nueva York, de E. B. White. Acabo de volver, menos triste de lo que salí, y os lo cuento. El ventanal del bar estaba abierto y la gente y los coches pasaban a mi lado, pero yo tenía la cabeza muy lejos, al otro lado del Charco. En ese momento era el único feligrés aparcado en la barra del Ladrón de Tinta.
Es un ensayo pequeñísimo, más bien un artículo literario. Lo escribió White en el verano de 1948, metido en una habitación con vistas a un patio interior, a 32 grados centígrados, en un hotel del centro de Nueva York. Supongo que tardaría en escribirlo algunas cervezas o whiskies más que yo en leerlo, pero poco más. Me lo imagino tirado sobre el colchón, sudando la gota gorda, mezclando imágenes, ideas, recuerdos.
Es un placer leer estas cosas: las ciudades, la gente, la vida... y una mirada que lo capta todo, que sabe hacer poesía de los pequeños detalles. Poco más se puede pedir:
El viajero estival se asoma a Hell Gate Bridge desde la ventanilla de su coche-cama mientras se desliza sobre los palomares y los patios traseros de Queens y mira hacia al suroeste, donde la luz de la mañana golpea por primera vez los picachos de acero del centro, y ve cómo se alza inconfundible la vigorosa lanza que acongoja el cielo: se elevan los altos muros y las torres, se eleva el humo, todavía no se eleva el calor, se elevan las esperanzas y la agitación de tantos millones de personas que despiertan en ese momento.
Allí he estado, acompañándolo, sesenta años después, desde Noviciado.

7 comments:

Mery said...

Ah, pues tomo nota por mi misma y para algún regalo original.
Me ha gustado mucho la idea de leerlo junto a un ventanal, donde lo exterior resulte tan ajeno al año 1948.Un saludo

Anab said...

¡Que bien vas a pasarlo en Nueva York! Me das envidia de la peor calaña.

narrow said...

Lo de la envidia lo suscribo a pies juntillas. El libro es delicioso. También te recomiendo el clásico de Paul Morand (difícil de conseguir), el de Enric González "Historias de Nueva York", excelente, y todavía no me he leído "Mi Nueva York" de Brendan Behan, que han puesto muy bien. Tómate perrito caliente y cerveza callejera a mi salud, aunque recuerdo el chiste que decían los Monty Pithon: "El otro día me bebí una cerveza americana.
¿Y qué?, dice otro. Pasé miedo, constesta, nunca había estado tan cerca del agua". Saludos.

aroa said...

buen viaje compañero!
a la vuelta, en ese sitio donde leías, si gustas
nos cuentas cómo es esa ciudad

Virginia Barbancho said...

Disfruta mucho de la Gran Manzana...

Ya veremos si no vuelves de allí con un mordisco!!!

Un beso y muchas felicidades

conde-duque said...

Hola a todos.
Mery, es un librito mínimo pero deja buen sabor de boca.
Anab, espero disfrutarlo mucho. Ya os contaré y os pondré fotos a la vuelta.
Narrow, el de Morand lo he visto en la biblioteca, los de Enric González tienen muy buena pinta (Londres, Nueva York), el de Behan no lo conzco; yo recomiendo siempre "El coloso de Nueva York", de Colson Whitehead, que es una maravilla. Saludos.
Aroíta, ya os contaré, ya os contaré...
Gracias, Vicky. Besos.

Portorosa said...

Hola, Conde.
Hacía mucho que no venía (ni a casi ningún otro blog), pero pretendo leerme ahora tus crónicas americanas, todas juntitas.

Espero que todo te vaya bien, en tu nuevo estado.

Un fuerte abrazo.