Saturday, January 05, 2008

La línea de la vida

9 comments:

rubén said...

No conocía esta maravilla. Es una pena que Erice nos someta a este racionamiento. Gracias.

Jesús Miramón said...

Maravilloso.
Maravilloso.

(Gracias)

TERESA, LA DE LA VENTANA said...

Lo vi en Cannes, hace unos años, y me pareció una maravilla, sí.

conde-duque said...

Me alegro de que os haya gustado, Rubén, Jesús, Teresa.
No quise poner que era de Erice para no condicionaros antes de ver este corto. Lo ideal sería ver las cosas así, sin nombres, sin noticia, sin ideas previas. Que todo sea una sorpresa.
Un saludo a los tres.

AROA said...

cómo me gusta eso último que dices...

NáN said...

Lo había visto en La Casa Encendida, en un fantástico cara a cara de Erice (Antonio López) y Kiorastami, del que no sabía nada hasta ese momento. Pasé cuatro horas seguidas viendo pequeñas películas: además de ver en directo el inacabado cuadro "El sol del membrillo".

L iba en una dirección y yo en otra. Cada vez que nos encontrábamos teníamos cara de locos. Estas cosas que te quedan en la memoria para siempre.

Lara said...

Ni lo había visto, ni sabía de quién era, y me parece, como dicen, una maravilla, con su punto de grima de de belleza. Gracias, Conde!

Mabalot said...

LO había visto y lo he vuelto a ver. Me vino a la cabeza ese realismo tan mentado en el Círculo S.
Aunque, entre tanto halago, y no por llevar la contraria sino por aportar algo, diría que me parece demasiado perfecto, cuadrado. El problema de Erice que yo le veo sería ese; es demasiado perfecto. Me recuerda a eso que decía Baroja sobre un cantante:
-Es tan bruto que no sabe desafinar.

Si no hace más películas, además de por el estado catatónico del cine español que no reconoce lo bueno ni a leguas, es también un poco por esto; Erice es incapaz de desafinar, y esto no es del todo bueno. Una especie de neurastenia artística. Tienen que quitarle las películas de las manos.

Adoro El sol del membrillo, El espíritu... y El Sur. Al menos cuando las vi hace años; supongo que si las volviera a ver no me decepcionarían...

conde-duque said...

Nán, yo quise ir también a ese ciclo de la Casa Encendida, pero se me pasó. No me extraña que acabaseis locos...

Sí, Lara, tiene su toque grimoso.

Mabalot, todavía tengo pendiente la revisión del membrillo tostón, a ver si cambio de parecer o he madurado un poco, coño, que ya es hora.
Tienes razón en lo que dices: el perfeccionismo es una enfermedad y no trae nada bueno. Se queda la obra anoréxica.