Wednesday, March 07, 2007

Contra Roma

"Mediocre hasta la opresión",
dijo Melville de Roma.
A Longfellow le deprimía.
Joyce dijo: "Roma es como un hombre
que se ganase la vida enseñando
el cadáver de su abuela" [...].
Roma que te meas
en las puertas de las iglesias,
Roma abarrotada de gatos
como una casa abandonada
o como una vieja solterona,
Roma en la que el cardenal
folla con el monaguillo
y la matrona con el hijo de la portera,
te pareces demasiado a los hombres.
(Martín López Vega, Elegías romanas)

16 comments:

silvia said...

conde, ciao! io per molti anni ho sognato di andare a roma, era una città che mi affascinava anche senza averla mai vista. poi come regalo di diploma (fine scuola) mia madre mi ci ha portato e da lì me ne sono perdutamente innamorata. quella è stata l'unica volta in cui ci sono andata, ma so che è una città splendida e sono contenta che ti piaccia tanto! saludos a madrid

conde-duque said...

Ciao, Silvia. Ma com'è che soltanto sei stata una volta a Roma!!! Non è possibile!
Bene, in realità sei ancora molto giovane e puoi andare lì tante volte come vuoi. Devi andare più volte alla Città Eterna. Approfitta che abiti più vicina a Roma che noi.
Baci.

Portorosa said...

Conde, bienvenido.
Nunca he estado en Roma. ¿Te ves capaz de valorarla, comparativamente? ¿Es tan IMPRESIONANTE, tan APABULLANTE culturalmente?

Un abrazo.

conde-duque said...

Todo lo que diga es poco, Portorosa. Soy un fan total. Es más, creo que si he nacido es sólo para poder conocer una milésima parte de lo que significa Roma. Es el único sentido así un poco claro que me encuentro. Diréis que soy un exagerado (y lo soy), pero lo siento así. No hay nada como esas calles, esos edificios desconchados, esas plazas, esas iglesias, esas ruinas, esas fuentes... Todo. Me supera. El infinito y más allá.
Mi sueño es vivir una temporada larga allí (unos meses o un año). Espero cumplirlo antes de morir. Siempre he pensado que, en el peor de los casos, cuando sea viejo me iré a Roma, fundiré mis escasos ahorros disfrutando al máximo y después me lanzaré al Tíber de cabeza. Y JURO que cuando viva allí escribiré por fin un libro interesante (es la excusa perfecta para, mientras tanto, no escribir nada decente).
Un saludo.

Portorosa said...

Más claro, imposible. Perfectamente.

Me ha encantado la respuesta, además.

Un abrazo.

desconvencida said...

Me gustan las fotos! Veo que lo habéis pasado bien, es una ciudad maravillosa. Volveré...

conde-duque said...

Gracias, Descon. Sí, hemos disfrutado mucho. Siempre hay que volver.

DR said...

Estuve ya hace unos años en Roma. Me alojé cerca de Villa Borghese. Era una delicia cruzar aquellos jardines a diario. Por la noche cenaba en el Trastévere. Y por el día, tiempo de verano, disfrutaba de los deliciosos helados romanos. Tus posts, tus fotos, me han hecho recordar aquellos paseos. Me han puesto los dientes largos.

conde-duque said...

Ay, Diarios, se me saltan las lágrimas al pensar en los fettucini ai frutti di mare que me tomé el lunes en el Trastevere (por cierto, recomiendo vivamente el restaurante de la Scala, en la calle del mismo nombre; nunca nos ha fallado), y después el helado de plátano y capuccino paseando por el Panteón de Agripa...

GRITOS EN EL CINE MUDO said...

el museo de villa borghese es uno de los más agradables y amigables que he conocido...da gusto deambular entre sus salas sin saturarse

Anonymous said...

Ay (sigo lamentándome), qué vida esta... Ahora el Real Madrid la acaba de palmar malamente.
Estoy afónico de gritar un gol que después ha sido anulado, que es lo peor que te puede pasar en esto del fútbol. Casi que me voy a dormir... Ciao, Gritos.
Conde-Duque.

Mabalot said...

Tienes que escribir un libro de, o sobre, o con Roma de fondo; con lo que te apasiona tiene que salir algo buenísimo, pero no esperes a viejo, no vaya a ser que te olvides del libro y se quede sin escribir.

Seguro que hasta una guía te queda bien. Habla con Guía Michelín, a ver cuánto sueltan...

Un saludo.

conde-duque said...

No estaría mal lo de la guía, con todos los gastos pagados, ¿no? De trattoria en trattoria, de hotel en hotel, de museo en museo, sólo por el bien de mis lectores...
Saludos, Mabalot.

firenze said...

¡Estamos esperando tu libro de Roma!

firenze said...

¡Estamos esperando tu libro de Roma!

conde-duque said...

Firenze, hablas con eco... Hablas con eco... Eco...