Monday, March 12, 2007

La Buena Nueva

En verdad os digo, amigos, que ha llegado la primavera...
¡He visto los primeros escotes de la temporada!
Salid y contadlo, pues.

53 comments:

julionarrow said...

Sí, yo también lo he notado, a ver si dedico un post al "eterno femenino"

Nos vemos.

conde-duque said...

¡A que sí...! Menos mal que alguien más lo ha visto, Julio.
Esperaremos ese post.
Nos vemos.

Xavi said...

ay! que mal lo deben haber pasado ustedes... por estos lares ya hace muchos días que asomaron los primeros canalillos.
Aunque a decir verdad, ahora es cuando lo pasamos realmente mal, ¿no? ;)

conde-duque said...

Pues sí, la verdad es que es un arma de doble filo. A veces se pasa mal, sobre todo en sitios cerrados, tipo autobús o metro, forzando la NO MIRADA para no parecer un salido...
Por cierto, Xavi, una curiosidad de ignorante total que me ha surgido ahora: ¿cómo son las estaciones -más o menos- en Mallorca? Supongo que durante todo el año el clima es mucho más templado, pero ¿hay también meses de frío intenso?
PD: Prometo fijarme más en el señor del tiempo.

Xavi said...

Pues menos este año, enero y febrero suelen ser muy fríos (y te lo dice alguien que ha vivido en Alemania), pero por efecto de la humedad. Vamos que no te quitas el frío de encima por mucha ropa que te pongas. En febrero suele nevar y todo!.

Respecto al verano agosto se suele llevar la palma, y otra vez la humedad entra en juego con un calor pegajoso.

Lo del señor del tiempo es muy relativo, la mayoría de las veces nos tapan con su cuerpo y no nos enteramos de la predicción. jeje

conde-duque said...

Claro, la humedad... Y el hombre o la mujer del tiempo siempre tapando con su culo las islas, si es que...
Por cierto, ya que el otro día me metí un poco con Pre-Textos, hoy les haré un poco de publicidad: recuerdo que publicaron hace varios años un libro muy interesante sobre Ibiza: "Viajeros contemporáneos. Ibiza, siglo XX", de Vicente Valero, que habla de las estancias allí de distintos personajes: Rusiñol, Walter Benjamin, Blasco Ibañez, Albert Camus, Cioran, etc. Os lo recomiendo.
Joe, nunca he estado en Baleares y me apetece muchísimo ir... Sobre todo visitar algunos de esos pueblos pequeños, blancos y con cuestas (en la costa pero en alto), que parecen haberse quedado en otra época (o al menos así me los imagino yo). Y alguna de esas calas y playas semidesiertas, si queda alguna, claro, porque no sé si el turismo habrá ido acabando con todo. Ay, hay tantos sitios a los que apetece ir...
Un abrazo, Xavi.

memento said...

Un gran invento el escote. En cuanto a las Baleares, no te lo pienses ni un minuto, te van a encantar (casi tanto como los escotes).

conde-duque said...

Espero ir pronto, Memento. Por ganas no es...

M. said...

A ver si ahora se me entiende mejor, porque llevo un par de cenas discutiendo con un amigo un asunto que a mí me parece muy claro.

El siglo XXI es el siglo del culo, el XX (sobre todo a partir de la segunda mitad) lo fue de las tetas. Esto es una obviedad sagrada. Fíjense ustedes en el culo (y cuando digo culo, digo culo en sus versiones masculina y femenina, aunque yo por deformación sexual tenga en más estima a esta última). El culo representa hoy por hoy el ideal sexual, la geometría perfecta y carnosa.

Las tetas, los escotes, los canalillos: vestigios, prehistoria. Un saco de caucho. Los "escotes" de este siglo que amanece son los pantaloncitos cortos que separan tiernamente las nalgas morenas, una primavera cualquiera.

El culo, coño: el culo. La perfección está detrás, turgente y dura.

Xavi said...

Pues cuando te decidas, avísame. Que ya me encargaré de hacerte una ruta "personalizada".

julionarrow said...

Yo estuve con alumnos de 4º de ESO en Palma, que es como no estar, pero Palma me gustó, hay una tienda de discos buenísima, Xocolat, y una calle céntrica de nombre compuesto tipo Rius i Oms o algo así, con unas librerías de libro viejo, sobre todo usado o seminuevo, que estaban muy bien. Y la catedral, y la isla en sí. Además, en las cuevas del Drach, no me pude contener la risa acordándome del López Vázquez de "EL verdugo" y la guardia civil.
A mí me han dicho maravillas de Formentera, la de "Lucía y el sexo". Así que anímate.
A la vuelta, en ferry, algún alumno dice que vio delfines, pero yo creo que, por el estado en que iban, eran capaces de ver a Paris Hilton levitando en la cubierta

conde-duque said...

A ver, vamos por temas que me pierdo:
Manuel, tu teoría presenta para mi gusto -dicho sea con todos los respetos que el universo entero puede concentrar en mi ánimo- un fallo teórico de bulto (nunca mejor dicho). Culo tenemos todos, pero tetas y canalillos no; y ya se sabe (desde Platón, creo lo dijo que en el "Fedro") que lo que más se desea es aquello que no se tiene... Podrás objetarme que hay una diferencia cualitativa entre unos culos y otros. Bien, lo concedo (llamémoslo "diferencia culitativa"), hasta ahí de acuerdo, pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra, pordiós, no me pongas nervioso que me pierdo... ¡Tú deseas tetas porque no las tienes y ya está!, no lo niegues que te conocemos y sabemos a quién votas... ¡Esto es un hecho incontrovertible!, y no me vengas con eso de que el siglo XX es el siglo de las tetas porque hasta ahí podríamos llegar, hombre... ¿Y qué pasa con la Venus de Willendorf? ¿Y con las de la presentadora del Tomate? ¿Acaso eso no son un icono? En fin, no me quiero alterar, pero ya está bien de manipulaciones... ¡Un coño es un coño, una teta una teta y un canalillo un canalillo! ¡Y que vivan los canalillos!
Tú mismo reconociste una vez que la famosa teta de Sabrina (en el "Boys boys boys") fue el momento álgido de tu adolescencia, así que ahora no me seas chaquetero y cambies de idea. O sea que antes sí, pero ahora no. ¡Qué poca vergüenza!
En resumen: claramente tu amigo tiene razón, y yo estoy con tu amigo. "Nosotros" tenemos la razón... y "vosotros" sois unos simples adoradores de culos y manipuladores de ideas preconcebidas, ¡he dicho!

PD: próximo debate: la barriga de De Juana (¡¡¡¡NO, POR DIOS!!!)

conde-duque said...

Xavi, por mí encantado.
Julio, Formentera suena muy bien. Genial lo del Verdugo (donde esté una peli de Berlanga que se quiten todos los Telediarios...).
Sabiendo cómo son estos viajes "culturales" de fin de curso, me imagino que sí, que tus alumnos irían viendo sirenas volando alrededor del ferry...

M. said...

"Culo tenemos todos, pero tetas y canalillos no". ¿Seguro?: imagìnate a Jordi Estadella -¿vive Jordi Estadella?- con una camiseta de asas. Imagínate a los Jordi Estadellas del mundo cruzando la Gran Vía, moviéndose al ritmo del cha-cha-chá, y a los machacas del gimnasio, con sus camisetas de lycra (¿cómo hostias se escribe lycra?) y sus tetas duras como rocas. No, no, no: pechos los tenemos todos: pechos bonitos los tienen (algunas) mujeres.

¿Sabes lo que ocurre? Que en el postizo universo de la belleza uno no sabe cuando está admirando una teta, una teta sincera, lechosa, blanca y dura, inmensa en su inmensidad (aquella teta gloriosa de Amarcord que nos regaló Mabalot, pongo por caso, y las ricas aldonzas de tu paisana italiana), o un trozo del último neumático reventado por Ralf Schumacher. Y a mí me gusta saber lo que admiro, por lo que babeo. Porque de otra forma me siento frustrado. Y claro: no puedo decirle a una señorita: “¿me deja usted que le sobe las tetas para saber si son reales y así poder babear encima de ellas?”. No puedo. Y, además, me aburre. Es decir: estamos rodeados de tetas. Cada vez hay menos excepcionalidad: ya son todas iguales en su tamaño, en su grosor: seguro que hasta los pezones los fabrican en serie.

No, Conde, no: me estás decepcionando. Un vulgar mirón de tetas: un anacronismo que tiene que refugiarse ¡en Platón! para justificarse: estás en el pleistoceno de la sexualidad. Tú te quedaste, efectivamente, en Sabrina, y yo desde Sabrina, y desde aquella montaña de pajas que me enchufé con Sabrina (tenía diez años, y ya me salió callo: mi madre pensó que era de jugar a las canicas: debía pensar que las empujaba con la palma), y desde aquel fin de año, insisto, he evolucionado. He ido tanteando esto y lo otro, y me he pasado del territorio aburrido, informe y vulgar de la teta (que una ya se la pone a la carta: ya me dirás, si tanto te gustan porque no te pones unas tú también) al culo. Al culo: a su riqueza expresiva, a sus distintos patrones. Al culo limpio. Es menos manipulable. Puede atacarse sin problemas (con las tetas, ya me dirás: ¿una cubana?, venga hombre, para eso no salimos de EGB). Y representa, él sí, la excepcionalidad.

Insisto, y dentro de quince años me llamarás por teléfono, por un teléfono con forma de culo y forrado de piel de culo, y me dirás: “Este es el puto siglo del culo”.

Y no te acordarás de las buenas tetas, porque serán tan comunes como las extensiones o los tintes. Mira, en cuestiones de belleza, la democracia es una mierda. Antes en el instituto había tres o cuatro cachondas, y ahora hay tres o cuatro normalitas. Yo soy de los que antes me hubiera ido a follar a las cachondas y ahora me follaría con gusto a las normalitas (obsérvese el ‘hubiera ido’ y el ‘follaría’: tics de sobrado con cabeza).

Por esa misma razón, por querer elegir el camino menos transitado pero con igual fortuna, con los años he bajado la vista, le he dado la vuelta al cuerpo, y contemplo el culo. Lo palmeo, y me digo: “lolailolailorero”.

conde-duque said...

(Jajaja... Muy bueno.)
Pero espera, que no me has ganado tan fácilmente. Sigo rebatiendo, que no salgo de mi apoteosis.
1) Que yo sepa también hay culos falsos, pues igual que se operan las tetas se operan los culos. Por tanto, primer argumento fallido.
2) Nunca hubiese pensado, Manuel, que te ponían las tetas de Jordi Estadella. Entiéndeme, yo lo respeto, todos los gustos son igualmente válidos, pero, en fin, yo creo que me quedaría con su culo.
3) Haceruna loa al culo está muy bien, pero hacer una loa a las tetas por mi parte sería demasiado obvio y largo. Ya se ha hecho muchas veces. Sin ir más lejos, como sabrás, Ramón Gómez de la Serna en "Senos". Por cierto, J. M de Prada esciribió "Coños" y tú deberías escribir "Culos". Venga, anímate.
4) Las tetas lo son todo. Sí, somos millones los adoradores de las tetas: es el deporte rey, como el fútbol. No nos distinguimos por nuestro paladar exquisito. Los elitistas del culo nos despreciais por pedestres, pero en realidad son los senos los que miran a lo alto (son, por tanto, símbolo de la divinidad), mientras que los culos -por lo general- apuntan al suelo.
Y voy a seguir currando, que a este paso no acabo mis tareas.

conde-duque said...

Además, los culos no anuncian estaciones nuevas, que es lo más bonito de la vida.

M. said...

Los culos SÍ anuncian estaciones nuevas.

El vibrante canalillo (me retracto: viva ESTE canalillo) del culo (“la hucha”, le llama un compañero), con esos vaqueros descuidadamente bajados y el hilo del tanga asomándose al sol, es el pistoletazo de salida de la primavera: de la vida, como bien dices en tu etiqueta. Sí, las tetas son el deporte rey: no lo dudo. Pero estamos en 2007. Danos tiempo.

conde-duque said...

Definitivamente, M., tenemos gustos distintos, porque yo ODIO los tangas (o las tangas, como se diga). Para muchos será un sacrilegio, pero lo siento, no lo puede evitar: lo único que anuncian los tangas, a mi parecer, es la ordinariez de sus dueñas. Oséase, el estilo Rappel.

Alfonso said...

Aplaudo los argumentos que utilizáis, pero sois demasiado excluyentes: ¿por qué no el culo y las tetas? (y todo lo demás...)

conde-duque said...

Ya sabemos, Alfonso, que lo mejor es el pack, pero ¿y si tuvieras que elegir? Tetas o culo, that is the question.
"SI TUVIERA QUE ELEGIR/ SALDRÍA DE LA BOLSA DEL CANGURO/ YA TENGO LISTO UN TRAJE NUEVO PARA MÍ CORAZÓN" (El Niño Gusano)

julionarrow said...

Pues sí, apología del todo, o panapología, si se puede decir, cada una con lo suyo. Ya dije yo hace años que en primavera están buenas hasta las farolas, si se permite el descenso al piropo bajo.
Saludos.

julionarrow said...

¿Diría Sergiolo de pon tu mente al sol por esta primavera?

conde-duque said...

Julio, como te viesen tus alumnas se iban a escandalizar... ¡PANAPOLOGÍA!

M. said...

Bueno, hay tangas y tangas. Los hay de hoguera. Yo hablaba de los tangas con clase. El triangulito arriba, disolviéndose entre la carne.

Mira, Conde: llevo toda la mañana bravo como un becerro. Así no hay manera. Me frustraba menos escribiendo de De Juanes.

conde-duque said...

Solucionado, M.: tú te quedas con el culo y yo con las tetas, que son dos. ¿Hecho? Así todos contentos.
PD: Lo de "bravo como un becerro" no sé si lo habremos entendido bien...

conde-duque said...

Por cierto (y ya termino, que el curro me llama a grito pelado): si alguna chica se pasa por aquí, rogamos que no lean estos comentarios y, si los han leído, pedimos disculpas por las guarrerías que hemos dicho. Ya sabéis: ¡hombres!...

julionarrow said...

Esto parece un chat más que otra cosa. Las alumnas no ven a los profesores, al menos a mí, ni los oyen ni na, ni los alumnos...predicar en el desierto...
Lo de ponerse becerro me recuerda a lo que dice un amigo, que en estos días se le pone (sic) como el pescuezo de un cantaor, bonita comparación, muy sentida.

desconvencida said...

Casi me da vergüenza comentar hoy aquí, no me vayáis a mirar todos el canalillo "virtual", jajajaja....

Lo que quería decir es que con este post sí que parece esto un evangelio :)

M. said...

"Bravo como un becerro". Bien mirado (y bien leída) no hay entendimiento posible. Es una de esas frases que se sienten o no se sienten. Llegan o no llegan. Pero explicar, entender... No, jopetas, no: no la escribí pensando en su lógica, sino en su latido.

(A ver si cuela)

M. said...

Desconvencida, estoy avergonzado.

Si pudiera verme ahora, pillándome "in situ" dando explicaciones sobre becerros y demás, vería un rubor violento en mis inocentes mejillas de parvulario. En fin, le suplico que no me lo tenga en cuenta. Antes de llegar aquí yo era un educado galán, muy de la escuela de Arturo Fernández.

Pero si se me cae el pañuelo, me pierdo.

La culpa es del Conde, que nos provoca.

He dicho.

conde-duque said...

Desde luego hoy estamos sembraos, amigos:
-"...y dentro de quince años me llamarás por teléfono, por un teléfono con forma de culo y forrado de piel de culo, y me dirás: “Este es el puto siglo del culo”."
-"Culo tenemos todos, pero tetas y canalillos no".
-"Se te pone como el pescuezo de un cantaor".

Cuánta sabiduría en cuán pocas frases, Señor.

M. said...

Y esto..., ¿qué tal por Mallorca, entonces?

conde-duque said...

Ya sabes, hay más humedad que en la Península, pero la primavera (y todo lo que conlleva) llega bastante antes. Lo dijo Xavi en el comment nº5, antes de que todo degenerase...

M. said...

¡Ah, la primavera! Hemos hablado mucho de las estaciones (ejem...), y te diré algo, Conde-Duque, más que nada para que entre un poco el aire y regrese Absolutamente Desconvecida.

Cuando uno escribe en prensa, y lleva muchos años y es lo suficientemente joven para dejarse llevar por la insolencia o el descaro, prueba a escribir en otros soportes: tarde o temprano. Y hace cosa de un año o así escribí una historia a la que puse por título La estación violenta (ya sabes, Apollinaire). Yo estoy muy orgullosito de ella, y con una recomendación de una reconocida autora llamé a la puerta de una agente y me dijeron no: fíjate. Y probé, ya por mi cuenta, en tres o cuatro más (agentes) con idéntico resultado. El caso es que, por orgullo, me negué a seguir aquel siniestro juego. O era mala (que lo debe ser, pero ¡qué bien escrita está!), o el mundo era muy malo.

Esta es mi historia a través de mi magdalena (las estaciones). Pero me interesa más esta otra: estoy leyendo La literatura nazi en América, de Roberto Bolaño. ¿Qué me dices, compadre? ¿Tiene talento el cabrón, o qué?

Mabalot said...

¡Cómo soys! Os hierve la sangre, hermanos...

Eso es que hay salú...

Mabalot said...

Con permiso, Manuel Y Conde, estoy de paso pero da gusto leeros, en comentario o en primera plana...

Me gusta ese libro (La literatura nazi...) y me gustó la recopilación de artículos Entre paréntesis, que recomiendo a los presentes, pero no te creas que me chista mucho su obra narrativa de ficción, cuentos, etc... A mi no me gusta especialmente.

M. said...

Pues tiene una fama tremenda, no? A mí ese libro, que espero acabar esta noche, me está gustando mucho (y me estoy riendo mucho, además).

Mabalot, aunque no me gusta volver al asunto, creo que deberías mojarte (nunca mejor dicho):

¿() o (.) (.)?

Mabalot said...

¿Culo o tetas?
Eso preguntas...

Interesante cuestión; ambas hermosuras me provocan taquicardia...

Para admirar es difícil elegir... y para algo más...

conde-duque said...

A ver. He vuelto después de tres horas de asueto (por cierto, he ratificado en la calle mi impresión de ayer: ha llegado la primavera...).
Pues no he leído "La literatura nazi en América". He leído otras cosas de Bolaño, a trozos, pero ésa no (de hecho la he tenido en mis manos varias veces, pero nunca me he decidido). Me gustó mucho "2666" y "Estrella distante", pero tampoco soy un fan total, la verdad.
Tampoco he leído "La estación violenta", pero me gustaría. El título promete.
Mabalot, veo que no te has querido mojar... Si tienes tiempo después, déjanos alguna de tus impresiones, para redondear este día tan agitado de blog.

La donna è mobile said...

Válgame. Y San Válgame.

(Pausa dramática)

Treinta y seis años después, al fin me he colao en el aseo de los chicos.

Y válgame...

conde-duque said...

Bueno, doña Donna, espero que al menos se haya reído un rato. Ah, y perdónenos las groserías, es cosa del Primer Día de la Primavera... Solemos ser gente cabal y disciplinada.

La donna è mobile said...

Me he hartado de reir, por supuesto, :-)

Y aprovecho que se me está pasando el sonrojo y que he recuperado la movilidad en las extremidades para recomendar encarecidamente el uso del culote (esa pieza lencera de mucho, muchísimo más peligro) en detrimento del tanga. Que aborrezco. Y que no hace justicia a ningún (NINGÚN) culo.

conde-duque said...

Amén, doña Donna. Muerte al tanga, que es de horteras...

Mabalot said...

ODIO LAS TANGAS.

En eso no tiene duda un pobre indeciso como yo. (Lo siento, Manuel, si hay que votar voto en contra de la moción de las tangas). Una mujer con tanga pierde interés, para mi. Sí, como leo ahora, de acuerdo con doña Donna.

Lo del culo y las tetas... la verdad, preguntas más sencillas se llevan haciendo los filósofos a lo largo de la historia.

Esto de tener que elegir me suena a baño de instituto (imaginario); una adolescente le pregunta al adolescente que es uno; tetas o culo, elige. Y el adolescente que es uno tiene que elegir.

Si el adolescente se espabila y es hábil es posible que lo obtenga todo, incluso todo todo (¡POR FIN!), o simplemente se quede con una bofetada y el rabo entre las piernas, entre marchito y compungido.

Mabalot said...

Es decir, ni tetas ni culo, o todo.

Elijo.

El todo o la nada.

conde-duque said...

Saludos, Mabalot. Estoy enfrascado en "Master and Commander" (Antena 3), persiguiendo al "Acheron".
Qué pena que el protagonista -no recuerdo el nombre del actor- esté un poco sobreactuado (mueve la cabeza demasiado, tiene un extraño airecillo gay)...
Hasta mañana.

Portorosa said...

Hacía tiempo que no me reía tanto con unos comentarios.

Yo, interpretando a mi manera lo de ambicionar lo que no se tiene, diré que son los atributos de tu pareja los que te hacen inclinarte por unas u otro (y otras partes de la anatomía): lo que ella tenga bien, lo buscarás menos; lo que tenga mal, lo mirarás aun a riesgo de pegártela con el coche de delante, y, si hace falta, dando rápido la vuelta a la manzana para ver otra vez.

A vuestros pies.

Xavi said...

De estranjis en el curro he escrito mi último comentario, y ahora vengo y me encuentro con todo este arsenal de sabiduría!
Impresionante, ha quedado este post para enmarcar.

conde-duque said...

Buenos días.
Don Portorosa, me alegro de que te hayas reído con nuestras tonterías. Iba a saludarte a tu blog, pero tienes tal debate político montado allí que no he tenido tiempo de leerlo todo ni me he atrevido a intervenir para estas cosas tontas... (Por cierto, que yo sepa la distinción entre ideas y creencias es de Ortega, pero seguro que tu sobrina es mucho más guapa y simpática que un filósofo calvo con la nariz hinchada).

Portorosa said...

Ah, pues gracias.

Iba a añadir otra cosa: sin con ello querer decir que me quedo con él (sobre mi elección, me remito a lo que he dicho más arriba), sí afirmo que para que una tía esté buena tiene que tener buen culo, y en cambio las tetas, aun siendo un valor añadido muy a tener en cuenta, no son determinantes; sin buen culo, no hay buen tipo.

Y que conste que adopto ese vocabulario por vosotros, para que me entendáis, porque yo...

M. said...

Muy bien, Portorosa: muy bien.

"Sin buen culo, no hay buen tipo".

Mira Marta Etura
(deliciosa criatura).

conde-duque said...

Don Portorosa, aceptamos también senos y nalgas, o melones y pandero, o delantera y trasero... Aquí todo vale.

Tiri no se adapta (a esta sociedad) said...

Marta Etura es dios. Que bien que ya llega el veranitoo, y el calorcitoo