Monday, April 30, 2007

La calle de la Bola

La calle de la Bola es un pasillo estrecho que se ilumina los domingos por la mañana como los membrillos de Antonio López en la película-tostón de Víctor Erice. Hay en la calle de la Bola una cafetería de color rojo que me retrotrae al ambiente parisino de los años veinte (ese espacio más de la imaginación que de la memoria). En uno de los lados tiene pintado un cuadro estilo cubista que me gusta mucho, donde sale una especie de Marcel Proust sentado a la mesa con una dama. A veces me paro un rato a mirar el cuadro y saludo a monsieur Proust y a la señora elegante que lo acompaña, me invitan a sentarme con ellos, pruebo la sopa y brindo con vino tinto por la grandeur de la France. Llevan los pañuelos de hilo bien planchados, pronuncian con delectación sus erres sigilosas y tienen la conversación refinada y galante como un papagayo de la aristocracia que se santigua antes de morir envenenado. Me gustaría meterme dentro del cuadro, quedarme en la mesa del fondo, donde nadie me vea, con mi cuadernito de rayas, y no hacer nada: sólo ver la vida pasar... y contároslo un poquito, claro.

19 comments:

M- said...

qué bueno, conde

"no hacer nada"

veremos el parís de los años veinte? a fuerza de imaginarlo, quizás

con veinte años yo no soñaba con otra cosa: el café des liles, y mis adorados muchachitos de la generation perdue con la Stein atormentándolos a todos

se hace digerible perderte una ciudad, pero un tiempo...

eso es una tortura

Mabalot said...

Las fotos ya eran muy especiales, y ese texto... va a parecer que somos maricones virtuales, siempre echándonos flores... pero es que este me ha gustado mucho. Casi nada, parece una nota a pie de página, pero es mucho.

Ya te dije alguna vez que cuando te pones observador y escribes te sales...

Si sigues así dentro de unos años vas a tener para hacer tú un Libro de los Pasajes, o a lo Benjamin, pero de Madrid.

Mabalot said...

Un pero... A mi me había gustado El membrillo ese, el de Víctor Erice. La había visto en el CGAC de Santiago, y viniera a presentarlo el mismísimo López, tan campechano él, como si acabara de recoger unos kilos de patatas en la huerta.

Teniendo en cuenta los dos que se juntaron (dos enfermos del detalle) lo raro es que aquello no acabara mal, o peor.

En fin, que no lo recuerdo tan tostón.

nán said...

A mí, en cambio, me parecen verdaderos tostones espectáculos de ritmos más vivos. La rapidez en el tempo me resulta a veces un intento de distracción: amo la diversión y detesto la distracción (todo muy personal,pero hay lo que hay). Me encantó la película, que me parece una de las más importantes y gustosas de de ver. Y desde luego, me encantó el cuadro sin terminar, ese resto de un naufragio controlado, que pudo verse hace poco en la Casa Encendida.

El resto de la entrada, aparte del tostón que dais algunos con los tostones, estupendo (se ve que debo ser un maricón virtual de esos).

conde-duque said...

En fin, para gustos los colores, y todos son válidos (creo yo). Para mí fue un tostón total, de verdad, y lo digo. Seguramente tenéis razón vosotros. Los expertos en nosequé la consideraron la mejor película de la década o del siglo, me parece.
Yo soy más de Hitchcock y esas cosas. Prefiero el cine clásico americano que el cine intelectual europeo (con excepciones, claro).
Me gusta mucho "El espíritu de la colmena", pero el membrillo no. Paramí una cosa es el ritmo lento y otra la morosidad de la nada en verso, creo yo. Para ver un árbol me asomo a la ventana y ya está.
A lo mejor la vi en una época en que estaba alterado o nervioso y necesitaba más vidilla, no sé. Como confío en vuestros gustos, lo mismo un día me atrevo a revisarla.
Vaya, recuerdo que la tenía grabada de la tele y creo que la desgrabé para grabar los goles de la Champions League o una peli de Chuck Norris (esto último es coña).
Un saludo, y gracias por los piropos.
Sea usted bienvenido, Nán.

Mabalot said...

Bueno, algunos goles de la Champion League tampoco están mal...

Puede ser que la revises tu y te guste, y vaya yo y la vuelva a ver y me parezca un tostón. Estas cosas son así. Yo también soy de Hitchcock, ¿quién no lo es?, pero hay coñazos y coñazos. Por ejemplo, el sueco de los siete sellos hizo algunos potentes, de los que de provocarme reacciones alérgicas, pero en cambio el "cine intelectual europeo" es también Bresson, Pasolini, Rosellini, El ladrón de bicicletas, Buñuel...

Y ahí, lo siento por la Champion, pero no hay goles que se le igualen...

Un saludo.

conde-duque said...

¡¡¡Ay, la Ingrid Bergman de Rosselini, la Italia neorrealista de Vittorio De Sica y Cesare Zavattini!!! Sí, sí, eso sí. Repasemos gustos.
Bresson es muy muy detallista pero nada lento, creo yo; siempre está en movimiento, tiene un ojo distinto totalmente pero no aburre.
El Buñuel en blanco y negro es genial. En cambio, el Buñuel en color (el de su última etapa francesa, no el de "Tristana") es infumable, casi de vergüenza ajena (en mi opinión).
Passolini, en cambio, no me dice mucho, salvo alguna cosa aislada (tú decías que Natalia Ginzburg salía en "El Evangelio según San Mateo", ¿no?).

Mabalot said...

El "Accatone" de Pasolini es para mi algo que forma parte de esa sustancia rosácea, que no es el prepucio, sino el corazón. Educación sentimental, le llaman. Que los actores son malísimos, como casi siempre en Pasolini, y que se nota que el tío Paolo aún no sabía cómo leches encendía y se apagaba una cámara, todo eso son anécdotas para mí.

Qué logro del arte o de alguna sustancia que generaba mi cerebro en cantidades mayores de las normales, el caso es que le tengo mucho cariño a Pasolini, y a su primera película en concreto.

Buñuel, de acuerdo contigo, pero es suficiente su etapa mejicana y anterior para decir; Buñuel y cierra España.

Y Marco Ferreri, con El Cochecito. Mucho, mucho. Y Plácido, otro. Nunca me cansaré de ese cine.

nán said...

Hola. Primero, la confesión: ¡no tengo ni puta idea de cine (entre otras muchas cosas)!
Y no la tengo porque en cualquier escena o imagen atractiva me voy mentalmente detrás de ella y dejo de ver lo que sigue. En los libros eso está muy bien, porque luego se vuelve a donde estabas, pero no en el cine, donde ya ha pasado un buen metraje y no hay quien entienda ya la estructura esa de la que habláis. Por eso voy poco y siempre digo a quien me lleva: "Que sea una de esas raras en las que un tío tarda 10 minutos en cruzar una habitación". ¡Que no es lo mismo que asomarse a mirar una habitación! (Curiosamente, en el teatro suelo quedarme "clavao" en lo que sucede en el escenario).

Bueno, como compensación de que a veces puedo "parecer" un poco borde, una anécdota que este sábado en una terraza de 2 de Mayo me contó un amigo que meses atrás había cenado con Rafael Azcona.

Le contaba el guionista que fue el que convenció a Marco Ferreri a dirigir las películas, porque el italiano quería producirlas. Le contó también que en sus películas siempre había un sastre, o se le nombraba, en homenaje a su padre. Y la anécdota sobre el padre: siempre tardaba mucho en hacer los pedidos. Una vez que un cliente de postín se le quejaba de que ya era excesivo el tiempo de hacer unos pantalones, le habló de que los pantalones son lo más difícil, mucho más que una chaqueta, etc. El cliente le dijo «Muy bien, pero también el mundo es difícil, y Dios lo hizo en 7 días». Azcona Padre abrió la ventana trasera del taller, que daba a la avenida (o calle) Navarra de Logroño, entonces un desastre, y señalándola con la mano respondió: «Sí, pero mire qué mundo, y vea luego qué pantalones».

El detective amaestrado said...

Ese es uno de los lujazos que tiene una ciudad así...Esquinas peculiares, ojos que saben verlas....

conde-duque said...

Nán, no sé si te he entendido bien, pero supongo que sé a qué te refieres... Eres un cazador de instantes. Desde luego es una forma muy peculiar de ver las cosas, sobre todo para el cine. O sea que te gustaría ver las pelis a cámara lenta... Muy curioso. Explícanoslo más, si puedes, que me parece muy interesante, en serio. ¿Qué pelis te gustan? En general las antiguas solían tener un ritmo mucho más lento; las de ahora casi parecen videoclips.
El binomio Azcona-Berlanga ha sido muy grande. Azcona debe de ser todo un personaje, de esos a los que apetece conocer y tomarse unas cañas en una tasca con olor a boquerones en vinagre. Y por lo que cuentas el padre debía ser todavía mejor...
Gracias, Detective.

M. said...

¿Buñuel? El final de Viridiana, resumiendo la película y su moral.

Mabalot, dime YA la película que supera a la obra maestra de Zinedine Zidane en Glasgow. Yo borro de la cinta si hace falta la boda de una hija (sobre todo si eres TU su marido)

Me encantaron El espíritu de la colmena y El Sur. No vi el membrillo. Ya no me gusta verlo merodeando en la cocina, no sé qué tal funcionará en el cine.

El verdugo es la gran película antifranquista del franquismo: a mí me lo parece.

(Qué buena la anécdota, Nan)

Saludos.

Anonymous said...

A ver si así me deja. Bonita entrada y sesudos comentarios. ¿No hay tb allí un sitio donde dicen que ponen el mejor cocido de madrid? Debo muchos comentarios!!
Abrazo.
Narrow

Mabalot said...

Que TAL, Manuel, el clásico del cine español "Don erre que erre" (1970), del controvertido Saenz de Heredia, con el inigualable Paco Martinez Soria en el papel de Rodrigo y José Sacristán haciendo de futuro YERNO.

Sinópsis:

Rodrigo es un persistente ciudadano que es capaz de luchar años y años con tal de que le den la razón cuando la lleva, no importa que su oponente sea rico o pobre, él, erre que erre.

conde-duque said...

Hola, Narrow. No sé qué te pasará, creo que nadie más tiene problemas para comentar, ¿no? Mañana mismo me fijo si hay un sitio de cocido en esa calle y te lo cuento.
Manuel, "El Verdugo" es genial, y "Una pareja feliz", y "Los jueves, milagro", y "Plácido" y "Bienvenido Mr. Marshall"...
También me gustan mucho estas tres de Bardem: "Muerte de un ciclista", "Calle mayor" y "Felices pascuas".
Otra que me encanta es "Atraco a las tres" de Jose María Forqué.
Y una de las pelis que más recuerdo era "Vida en sombras", con Fernando Fernán Gómez, en la que se homenajeaba a "Rebeca" de Hitchcock.
Ah, y Mabalot, ¡inolvidables los homenajes de Edgar Neville a nuestro amado Solana! (Hay varias de Neville geniales)
Y basta ya, que tengo que seguir currando un rato en este bendito Día del Trabajo...

Portorosa said...

También a mí me ha gustado mucho la entrada.

Un abrazo.

memento said...

Muy interesante y entretenido, como siempre.

memento said...

Ya que hablas de Hitch, hoy ponen en la Filmo "Vértigo", y el 31 "La ventana indiscreta"; ya que hablas de Buñuel, mañana ponen en ídem "Las Hurdes", y el viernes "Susana".

conde-duque said...

Andá, pues me encantaría verlas otra vez ¡y en pantalla grande!... Gracias por avisar. Últimamente no me fijo en lo que ponen en la Filmoteca, y eso que he ido miles de veces (algunos ciclos son geniales).