Thursday, April 26, 2007

Variaciones de Ferrater Mora

Para los que hemos estudiado Filosofía, José Ferrater Mora (1912-1991) ha sido como esa especie de cicerone, compañero o mentor que nos guiaba con mano firme y rigurosa por los intríngulis de los conceptos filosóficos. Su monumental Diccionario de filosofía, una obra titánica realizada -recordémoslo- por una sola mano (algo único en el mundo entero), es la Biblia que algunos tenemos apoyada en la mesilla de noche (recordatorio: tengo que comprarme una mesilla de noche, para que la frase tenga sentido); lo hojeamos de vez en cuando, como quien reza un Padrenuestro antes de dormir. Es un claro ejemplo de cómo una obra de encargo o "de circunstancias" puede acabar siendo un producto de extrema calidad. Sólo se necesitan editores con buenas ideas... y un Ferrater Mora para llevarla a cabo, claro. Me temo que hoy en día no hay ni de lo uno ni de lo otro.

Ahora estoy leyendo Variaciones de un filósofo, la antología de artículos dispersos de Ferrater Mora publicada hace dos años en la colección "Biblioteca del Exilio" de Ediciós do Castro (excelente introducción y selección de textos por parte de Jordi Gracia, pero penosa edición, con mil erratas, molestísimas, a cada paso). Extraigo un pasaje de Ferrater que me parece genial, del artículo "Wittgenstein o la destrucción", escrito en 1955:
Hay -o ha habido- genios del amor. Hay -todavía- genios del instinto. Este que nos ocupa es el genio de la desintegración, de la destrucción, de la total ruptura. Algunos filósofos, como Heidegger, nos han invitado a contemplar un mundo "lleno" de nihilidad. Otros, como Sartre, nos han presentado un mundo nauseabundo. Ciertos escritores, como Kafka o Camus, nos han ofrecido la imagen de un universo absurdo. Nuestra época, sin embargo, es más terrible que eso y necesita para reflejarla un genio sobrecogedor. En último término, los mencionados filósofos y escritores nos hacen vivir en la confianza de que hay, todavía, un mundo. Aunque tremenda, la ruptura no es, pues, radical. Tenemos un suelo que tiembla, pero aún tenemos un suelo. El terremoto reduce todas nuestras queridas habitaciones a ruinas. Mas sobre las ruinas se puede todavía vivir. Incluso -rumiamos a veces- se puede reconstruir. Wittgenstein nos deja, en cambio, huérfanos de estos tristes despojos. Pues cuando con las ruinas desaparece el suelo, y con el árbol desgajado sus raíces, no tenemos siquiera donde apoyarnos, y nuestra vida no es ya un sostenerse en la nada o un afrontar con lucidez el absurdo, sino un completo desaparecer.

Siempre he odiado las sectas filosóficas y he huido de ellas como de la peste (que es lo que son), pero si quisiese entrar a formar parte de alguna seguramente me haría "integracionista", que además de sonar muy guay es la forma más grupal de negar toda pertenencia a un grupo.
Cuando Pla le hizo una visita en el colegio femenino Bryan Mawr de Pensilvania donde daba clases, se sorprendió de lo bien que vivía Ferrater –magnífico sueldo, casa confortable, cochazo rojo- en Estados Unidos (“por pocas ganas de trabajar que se tengan, uno puede ganarse muy bien la vida en las cosas más absurdas, incluso ejerciendo o profesando la filosofía”, apostilla con gracia Pla) y se lamentó amargamente de que no hubiese empezado todavía el curso, “porque ver mil señoritas en un paisaje suave y en un tiempo otoñal no es una cosa que ocurra cada día”.
Tengo la curiosidad de ver alguno de los cortos de superocho que Ferrater Mora filmó en Estados Unidos, como ese en el que cantan los pájaros y una chica de uniforme intenta suicidarse pero no lo consigue. A ver si algún alma caritativa los cuelga en YouTube.

Foto realizada por Ferrater Mora en Girona.

13 comments:

Portorosa said...

Muy interesante, Conde (y aunque no tenga nada que decir, lo pienso realmente).

Un abrazo.

Mabalot said...

Primero, gracias por hablarnos de Ferrater Mora, y por extenderte un poco, aunque ya se sabe que en esto de los post no acaba uno de empezar y ya está acabando o debería estar acabando.

Segundo, el link del integracionismo al diccionario de filosofía; muy bueno. Página de no perder.

No estaría mal que dejase caer con más frecuencia algunas notas sobre filosofía, a ver si aprendemos algo...

Muy bueno este post.

Anonymous said...

"dejases caer", quería decir... tampoco nos pongamos tan tiesos a esta altura, que ya sé que no tienes 55 tacos.

Sr. Conde. Un saludo. Boas noites.

mabalot, otra vez...

conde-duque said...

Gracias a los dos. La verdad es que no suelo hablar de filosofía porque es algo que espanta a la gente (y me parece normal), pero es lo que más me gusta, a lo que más tiempo le he dedicado, y supongo que sé un poquito (muy muy poquito) sobre el tema.
Yo encantado de contaros más cosas. Ya se me irán ocurriendo. Aquí cabe de todo: cine, música, filosofía, mis tonterías... aunque suela prodigarse más la literatura.
Buenos días.

M. said...

Bueno, yo ya sabes que soy muy de tus tonterías.

PD: Por cierto, te llegaron las canciones de los mosqueperros y demás?

Saludos.

conde-duque said...

Sí, sí, me han llegado... Gracias, M.
Te acabo de contestar a tu mail.

M. said...

Oye, que sea más de "tus tonterías" no quiere decir que no me interese todo lo que escribes, eh? Algunas cosas incluso más que esas que llamas tú "tus tonterías". A ver si se me fue a confundir...

conde-duque said...

Tranquilo, M., te había entendido perfectamente. Yo encantado de que os guste todo, y si no, también.

Portorosa said...

A mí sí que me gustaría que hablases de filosofía. Sin perder frescura, eso sí.

Un abrazo.

conde-duque said...

Ok. Apuntado.

Okr said...

Saludos, es mi primera vez por aquí... En el instituto tuve mi contacto obligatorio con Ferrater Mora: el profe nos "obligó" a comprar su diccionario (formato mini) y la verdad, con lo malo que era ese profe, si no hubiese sido por el Ferrater, no habría entendido más de la mitad de los conceptos :D

memento said...

Ferrater es un mito. Recuerdo haber usado profusamente su monumental Diccionario. Por cierto, muy buenas las frases de Pla, como casi siempre. Y me gusta mucho la foto de Gerona.

memento said...

Sí, sí, por favor, ilústrenos....